¿Cómo puede crecer tu negocio aprovechando las posibilidades de Internet? Esta es una pregunta que muchas pequeñas empresas se han visto obligadas a plantearse en el último año. Y seamos sinceros, lanzar una gran transformación digital casi de la noche a la mañana no es tan fácil como parece.

Según la AFNIC, que ha realizado un estudio sobre la presencia online de las VSE francesas (en francés), “El 71% de las empresas encuestadas declara que su presencia en Internet es indispensable y esencial para su actividad.” El porcentaje fue del 92% el año pasado.

El encierro y las dificultades del distanciamiento social han puesto de manifiesto la necesidad vital de muchas organizaciones de encontrar una alternativa: seguir vendiendo cuando su tienda o restaurante tiene que cerrar, mantenerse en contacto con sus clientes cuando es una agencia de servicios, o crear un entorno de trabajo real con empleados a distancia.

El estudio concluye que “La importancia de la presencia en Internet es bien comprendida por las VSE. Si efectivamente se percibe como una fuente de beneficios, las empresas son incapaces de cuantificarlos o identificarlos con precisión“. Enumera algunos puntos clave para mejorar, como la aplicación de una estrategia comercial, el desarrollo de la visibilidad online, el cuidado de la referenciación local y la concentración en el desarrollo del negocio online.

Oficina del futuro: nada fácil de definir

¿Cómo ser visible en Internet? ¿Cómo empezar?

Cuando hablamos de transformación digital, nos referimos a la presencia en la web. El objetivo es, por supuesto, mostrar su actividad y desarrollar su negocio. Las empresas disponen de varias vías que comienzan con la creación de un sitio web (sitio de escaparate, sitio de ventas…). Pero en algunos casos, la presencia en las redes sociales (Facebook, Instagram, LinkedIn…) tendrá más relevancia. Para otros, la referencia en las plataformas tendrá sentido: Ubereats y Deliveroo para los restaurantes, Marketplace de Amazon, Fnac o El Corte Inglés para los minoristas…. La web ofrece muchas oportunidades e incluso permite que nazcan algunos negocios. De hecho, es posible, en Internet, encontrar financiación a través de plataformas de Crowdfunding, como Ulule, por ejemplo; y matar dos pájaros de un tiro, ya que también sirven para dar a conocer un proyecto.

Al empezar, es esencial proceder paso a paso, realizar un proyecto tras otro. Hay tantas plataformas digitales que se corre el riesgo de ahogarse tratando de hacer todo a la vez.

¿Cómo puedo obtener ayuda?

¿Un poco perdido? Ahí es donde entra la magia de la web, porque también puedes encontrar la ayuda que necesitas online. Hay comunidades de empresarios o profesionales que se entusiasman con el intercambio y la puesta en común. Las redes sociales también son una mina de oro para aprovechar los conocimientos de los empresarios: grupos en Facebook, redes en LinkedIn.

Oficina del futuro: nada fácil de definir
Otra forma muy útil de entender cómo funciona la web y actuar de la mejor manera posible: los vídeos. Puedes encontrar en Youtube pero también en Facebook o LinkedIn, tutoriales, cursos, intervenciones de profesionales. Y para ir más allá, basta con hacer una búsqueda en Google para ver los miles de seminarios web que ofrecen los proveedores de servicios o los medios de comunicación.

¿Cómo mantener el vínculo?

Las herramientas informáticas nos permiten recrear virtualmente lo que la distancia física ya no permite: recibir a un paciente en su consulta médica, mostrar un apartamento en alquiler, formar a un nuevo colaborador… los ejemplos son numerosos. Para ello, podemos utilizar nuevas prácticas tecnológicas como los intercambios de vídeo, la realidad virtual, el vídeo de 360°… que requieren una inversión material al principio.

El ordenador es el primer ladrillo. Hay que elegir un ordenador, pero sobre todo hay que prever algunos accesorios esenciales, como una cámara web, un micrófono o, mejor aún, un sistema completo de videoconferencia. Los ordenadores HP Elite están diseñados específicamente para la colaboración y permiten celebrar reuniones virtuales desde prácticamente cualquier lugar. Un criterio importante para los empresarios que necesitan una solución móvil. El HP Elite Dragonfly incorpora, por ejemplo, un sistema de audio Bang & Olufsen y tecnología de reducción de ruido, todo ello en un formato delgado y ligero.

Oficina del futuro: nada fácil de definir
Lo importante es conocer sus necesidades actuales y futuras para hacer una elección realmente personalizada. Por ejemplo, para los profesionales que ya no pueden recibir físicamente a sus clientes o pacientes, les conviene optar por las pantallas, como las de la gama HP Elite Display, diseñadas para videoconferencias, con micrófono y cámara web integrados, conectividad adecuada y buena calidad de visualización.

¿Cómo sostener la transformación digital?

Hoy, y desde hace un año, lo más importante para las empresas es demostrar su capacidad de resistencia. Se han organizado en la emergencia, han invertido en nuevos recursos materiales, pero al final es toda una organización la que hay que repensar en profundidad, los protocolos, las formas de trabajar… Y entonces, después de tanto esfuerzo de adaptación, y aunque todos esperemos la vuelta a la normalidad, sería una pena no mantener algunas buenas prácticas, ciertamente impuestas por el contexto, pero en definitiva rentables.

Para ello, las empresas también tendrán que recurrir a la tecnología digital para regular las nuevas prácticas: perpetuar un sistema de compartición y archivo de documentos, online o a través de la nube, fomentar las buenas prácticas en materia de ciberseguridad, mantener ciertas suscripciones a servicios online que acaben siendo relevantes a largo plazo.