Cuando se trata de impresión, no se tiende a considerar demasiado la innovación tecnológica que la acompaña. Sin embargo, la impresión profesional se está reinventando a sí misma mediante el uso masivo de la inteligencia artificial. Descúbrelo en este artículo.

El término inteligencia artificial se utiliza a menudo para describir rutinas que se adaptan a las situaciones de manera automática, como los aspersores automáticos que se encienden cuando hace buen tiempo. La inteligencia artificial es entonces capaz de analizar una situación en tiempo real y reaccionar en consecuencia. Sobre todo, aprende sobre la marcha para adaptarse cada vez mejor.

El aprendizaje automático es una característica de la IA que permite al dispositivo aprender por sí mismo a reaccionar a las situaciones que encuentra. El “aprendizaje profundo” es una evolución de este enfoque, que nos permite analizar un gran número de situaciones complejas para extraer patrones y puntos comunes, y actuar en consecuencia.

La IA y el ‘machine learning’ están ahora en el corazón de los desarrollos tecnológicos en la impresión. Aunque el proceso es complejo y no muy visible porque raramente está vinculado al equipo, los resultados son espectaculares y están cambiando la forma en la que se concibe la impresión en las empresas, especialmente a gran escala. Se pueden citar tres campos de aplicación para ilustrar esta evolución.

IA para una gestión optimizada de los consumibles

La gestión de los consumibles siempre ha sido un problema. Había que asegurarse de tener las cantidades correctas en stock, no para agotarlas, pero tampoco para pedir más de lo que se necesita. HP ha diseñado Instant Ink para automatizar este proceso adaptándolo a las necesidades y uso de cada equipo. La inteligencia artificial permite conocer el uso y la frecuencia en la que la impresora es utilizada y en base a esos datos, los consumibles que necesita. Gracias al machine Learning este proceso será cada vez más preciso.

No se trata sólo de enviar la cantidad de consumibles en base a lo que se consumió el mes anterior, lo cual sería rutinario, sino de un aprendizaje automático. En efecto, la impresora retroalimenta la información sobre el número de impresiones en tiempo real y la inteligencia artificial refinará con el tiempo la anticipación de las necesidades. Esto le permitirá adaptarse cuando sea necesario para proporcionar la cantidad más exacta posible, teniendo en cuenta las pautas, como las variaciones debidas a factores externos como la estacionalidad.

IA para el mantenimiento predictivo

El mantenimiento predictivo es otro ejemplo del uso de la inteligencia artificial y el ‘machine learning’. Como cualquier dispositivo, una impresora se desgasta y puede fallar, pero también se vuelve menos eficiente, la mayoría de las veces debido al desgaste y a la no sustitución a tiempo de piezas clave. Esto produce intervenciones o sustituciones una vez la maquina falla o deja de funcionar, pero sobre todo, puede generar averías en el equipo, que son mucho más perjudiciales.

Para evitarlo, HP ha diseñado una solución de mantenimiento predictivo que aprende continuamente combinando dos fuentes principales de información: los comentarios anónimos de todas las impresoras HP conectadas en todo el mundo (más de 1,2 millones y en constante aumento) y siete años de historial de mantenimiento. Un algoritmo de aprendizaje diseñado por HP Labs que identifica patrones complejos en la salud de una impresora para anticiparse a los problemas de rendimiento y las necesidades de mantenimiento. Al anticiparse a los fallos con una alta fiabilidad de predicción, se reducen los costos de mantenimiento, los dispositivos funcionan al 100% de su capacidad y se mejora la experiencia del usuario.

La IA para la seguridad

La seguridad es otra aplicación de la inteligencia artificial y utiliza el aprendizaje profundo para la impresión profesional. Las impresoras en red se han convertido en un objetivo de elección para los hackers que ahora tienen dificultades para penetrar en una red a través de los ordenadores. Así que la impresión tenía que ser segura, y HP fue pionera en esto.

La impresora comprueba si hay algún posible malware atacando a la misma, cada vez que esta se comunica con la red y, si detecta alguna anomalía, realizara un reinicio de seguridad y a la misma vez que notificara via e-mail la incidencia al administrador del equipo. Una vez efectuado este proceso la impresora realiza un chequeo completo antes de reanudar su actividad.

Para que esta detección sea lo más eficaz posible, HP actualiza sus bases de datos provenientes de organismos de seguridad y de machine Learning de manera frecuente para estar a la última en cuanto a ciber ataques y malwares que hay en la actualidad, comparando los patrones y similitudes a través de IA y así, adelantarse, a la detección de dichos ataques.