Las pequeñas y medianas empresas han desplegado nuevos dispositivos para que sus empleados puedan trabajar a distancia. Sin una estrategia de gestión eficaz, esta multitud de nuevos dispositivos puede crear una importante sobrecarga para los equipos de TI. 

La crisis sanitaria ha cambiado profundamente las organizaciones y la forma de gestionar sus negocios. Tres cuartas partes de las empresas de Fortune 500 afirman que la pandemia ha acelerado su transformación digital. Entre las pymes, la situación es algo diferente. Al igual que las grandes empresas, han tenido que adaptarse a la situación migrando masivamente al teletrabajo y, por tanto, desplegando soluciones para que sus empleados puedan seguir trabajando eficazmente a distancia. Pero para abordar los mismos problemas, no pueden contar con los mismos recursos, ni en términos de presupuesto ni de conocimientos técnicos.

Según un estudio reciente2, casi una cuarta parte de las pymes afirma que la adopción de las tecnologías adecuadas para estas nuevas necesidades es uno de los principales obstáculos para su negocio actual. La proliferación de dispositivos, aplicaciones y accesos remotos ha complejizado brutalmente los sistemas de información que no fueron diseñados ni dimensionados originalmente para esta nueva era de trabajo híbrido, lo que genera una importante carga de trabajo para equipos de TI a menudo limitados. Ya en 2019, los equipos de TI tuvieron que gestionar una media de 2,8 dispositivos por empleado1. Más del 60% de los departamentos de TI están preocupados porque sus recursos se consumen en la gestión y el soporte de los puntos finales1.

Automatizar la asistencia

Así, si ya era un reto con los equipos y el material presentes físicamente en las instalaciones de la empresa, se convierte en un verdadero quebradero de cabeza con el trabajo híbrido. Si se produce un problema en el ordenador de un empleado que trabaja a distancia, éste deberá resolverlo por su cuenta. Existen soluciones eficaces de asistencia remota, pero tienen sus limitaciones cuando se trata de la intervención del hardware. Y aunque el 84% de los responsables de TI creen que el éxito de la empresa depende del éxito de sus TI, está claro que una organización no puede permitirse dejar a un empleado sin poder trabajar por un fallo en la batería del portátil.

La solución para estas pymes es poder contar con la asistencia de un software automatizado, capaz de alertar de un posible problema antes de que repercuta en la productividad de los empleados. Esto es lo que hace el servicio HP Active Care con la tecnología HP TechPulse. TechPulse proporcionará informes predictivos sobre el estado de cada dispositivo conectado para determinar si deben aplicarse acciones de mantenimiento preventivo. Cuatro informes telemétricos controlan el rendimiento del disco duro y la batería, los cambios de temperatura y las actualizaciones de la bios. En caso de anomalía, el sistema automático de tickets podrá generar una solicitud de asistencia. Más concretamente, en caso de fallo predictivo, el administrador simplemente tendrá que crear una carpeta y validar la dirección en la que quiere que se realice la intervención. A continuación, el ticket se enviará directamente a los sistemas de HPCDAX. De este modo, los técnicos de HP pueden tomar las medidas necesarias y acudir a sustituir la pieza defectuosa antes de que se produzca la avería.

Oficina del futuro: nada fácil de definir

Simplificar la impresión

En este contexto de hibridación del trabajo, también se plantea la cuestión de las impresoras. Aunque los procesos estén cada vez más desmaterializados, la impresión sigue siendo para muchos profesionales una necesidad básica que hay que satisfacer, incluso a distancia. Los empleados necesitan poder editar sus documentos de forma sencilla, ya sea en la impresora de la empresa, en casa o incluso en un espacio de coworking, y de nuevo, sin tener que recurrir sistemáticamente a un informático para que se conecte a la máquina, instale los controladores o tome el control de la interfaz.

La aplicación HP Smart soluciona este problema. Se puede utilizar en cualquier ordenador o smartphone, y permite acceder a varias impresoras de forma inalámbrica y sin necesidad de instalar controladores. Una simple conexión Wi-Fi es suficiente para registrar el dispositivo. A continuación, el usuario puede empezar a imprimir de forma remota, tanto si el documento está almacenado localmente, en la nube o escaneado directamente desde su smartphone. Esta facilidad de uso libera a las pymes de las tediosas tareas de administración y soporte y permite a los equipos de TI de las pequeñas y medianas empresas centrarse en la innovación y la transformación del negocio.

1 Fortune 500 2020 CEO Survey
2“Small and Medium Business Trend Report”, cuarta edición, Salesforce Research, 2021.