Presentado como el futuro de las telecomunicaciones durante años, el 5G es ya una realidad. Aunque la banda ancha móvil aún está en pañales, para las empresas los cambios serán importantes y sin duda se producirán en un futuro próximo.

Con velocidades que, según se afirma, son hasta 10 veces más rápidas que el 4G, el 5G tiene una gran promesa: ofrecer una calidad de conexión móvil similar a la de la fibra. La banda ancha móvil cambiará los hábitos de cientos de millones de personas en todo el mundo y las empresas no quedarán al margen. El 5G les permitirá tener una mayor capacidad de respuesta, acelerar su transformación digital y aprovechar las nuevas y más avanzadas tecnologías.

El Internet de Todo al servicio de la empresa

Uno de los objetivos del 5G es estar siempre disponible allí donde se necesite una conexión de red. Esto implica, a largo plazo, la aparición de objetos conectados equipados con un chip 5G, capaces de estar permanentemente conectados a Internet sin necesidad de estar conectados a una red WiFi o a una red cableada. Además, hay grandes ambiciones en materia de ahorro de energía. Esto significa que los objetos conectados podrán funcionar con la batería durante más tiempo antes de necesitar ser recargados. Una perspectiva que amplía el campo de posibilidades y de la que podrán beneficiarse millones de empresas.

Una revolución conectada

No faltan ejemplos. En una fábrica, las máquinas y los robots podrán comunicarse en tiempo real con los trabajadores y los directivos, equipados con tabletas o teléfonos inteligentes.

Un vendedor podrá aprovechar el potencial de su coche conectado para beneficiarse del análisis en tiempo real de su trayecto y, si el vehículo es autónomo o semiautónomo, también podrá beneficiarse de la asistencia a la conducción con el apoyo de la señalización conectada y la información de otros vehículos. ¿Cambia el horario del día? Un empleado puede enviar una notificación al cuadro de mandos desde su oficina para recalcular las rutas.

La realidad virtual también se hará más móvil. Los auriculares de RV equipados con 5G permitirán a los empleados participar en una reunión inmersiva virtual, estén donde estén, todo ello con una latencia muy baja para las interacciones en tiempo real. Como ejemplo concreto, será posible formar a equipos de mantenimiento en otro país para que trabajen en equipos complejos sin tener que desplazarse.

Oficina del futuro: nada fácil de definir

La empresa desmaterializada…

El ejemplo de la realidad virtual es especialmente representativo de cómo el 5G desmaterializará la oficina y, por tanto, la empresa. A medida que el teletrabajo se convierte en una parte cada vez más importante de la vida cotidiana de millones de trabajadores de todo el mundo, los hábitos están cambiando y las tecnologías tienen que seguir el ritmo de esta evolución. El 5G ayudará de varias maneras. La primera es, por supuesto, el acceso a una multitud de herramientas online, como suites ofimáticas en la nube, espacios de almacenamiento seguros, software de videoconferencia, pero también CMS diseñados por las empresas, todo ello sin restricciones ni límites para los empleados. Desde casa, un espacio de coworking, un aeropuerto en la otra punta del mundo, la terraza de un café o un jardín público, no hay que preocuparse por tener acceso a Internet WiFi para acceder a documentos o asistir a una reunión, incluso desde un ordenador.

Y descentralizada

Además de proporcionar un acceso permanente a las herramientas corporativas, el 5G también permitirá democratizar el acceso remoto al software de streaming. Por ejemplo, un diseñador gráfico, en lugar de tener que disponer de un portátil muy potente para trabajar en movimiento, podrá utilizar un ordenador más modesto para acceder a su software instalado en un servidor remoto. La alta velocidad de la conexión, así como la latencia casi inexistente, ofrecerán una gran comodidad de uso, sin necesidad de tener fibra o un dispositivo muy potente. Y no hay problema para transferir archivos grandes a un servidor remoto: sólo se tarda unos segundos con 5G.

Oficina del futuro: nada fácil de definir

El 5G, un impacto en toda la empresa

Si algunas tecnologías tienden a revolucionar la vida cotidiana de ciertas profesiones, dejando de lado otras, el 5G ha sido diseñado para tener un impacto consecuente en todos los niveles de la vida cotidiana en general, y esto implica a la empresa. La facilidad de acceso a herramientas de alto rendimiento, la posibilidad de enlazar sistemas de información con un tiempo de respuesta mínimo, la automatización de ciertas tareas gracias a la conectividad ampliada y el impacto en las diferentes formas de comunicarse y trabajar en equipo a distancia son pequeñas revoluciones que cambiarán el juego en muchos sectores. El 5G hará que las empresas sean más ágiles, traerá nuevos retos y, sin duda, mejorará la productividad de los servicios.

Un futuro por escribir

Estos diferentes ejemplos se basan en procesos y enfoques que ya están en marcha o lo estarán en un futuro próximo. Pero está claro que los próximos años revelarán nuevos usos del 5G y aportarán soluciones a cuestiones que aún no se han considerado por falta de recursos. Una cosa es cierta, las empresas tienen todo que ganar si analizan lo que el 5G puede hacer por ellas ahora, o se arriesgan a quedarse atrás ante la competencia.

Los primeros equipos, smartphones pero también ordenadores, están anunciados e incluso disponibles. HP ofrecerá 5G en su gama de portátiles Elitebook a través de un módulo WWAN opcional.